¿Qué es un despido injustificado?

Blog
Dismissal

Un término que suele ser muy común de escuchar en el marco de las relaciones laborales es el despido injustificado, despido indebido o improcedente. Si bien existen muchas explicaciones y conceptos que asociamos al respecto, es importante que sepamos su real significado, en qué situaciones puede darse y cuáles son las consecuencias del mismo. Para referirnos al despido injustificado en términos simples. Podemos señalar que el despido injustificado es aquella situación en donde el empleador le pone fin a la relación laboral que le une con un trabajador o trabajadora sin cumplir con las causales establecidas en el Código del Trabajo.

El despido injustificado está consagrado legalmente en el artículo 168 del Código antes señalado, este despido implica una grave vulneración en los derechos del trabajador o la trabajadora que ha sufrido el despido, esto porque nuestro sistema legal contempla un sistema de despido causado, es decir, el trabajador o trabajadora puede ser despedido únicamente por las razones que establece la ley y cumpliendo además los requisitos que la misma establece. Lo anterior quiere decir que, para poner término a una relación laboral, el empleador debe cumplir con el pago de las cotizaciones y enmarcarse en las causales de los artículos 159, 160 y 151 del Código del Trabajo, de lo contrario, el despido puede ser considerado injustificado y se pueden entablar las acciones judiciales pertinentes, que más adelante detallaremos.

También es muy importante señalar que el despido injustificado debe ser declarado por un juez competente en la materia por medio de una sentencia judicial, esto significa que el el trabajador o trabajadora que considere que ha sido víctima de un injustificado, indebido o improcedente despido, debe concurrir a los tribunales de justicia para accionar judicialmente.

Dentro de los requisitos para proceder al despido de un trabajador o trabajadora se encuentran la debida explicación de los hechos en los cuales se funda el despido a través de una carta debidamente enviada, junto con el pago íntegro de las cotizaciones previsionales y las indemnizaciones que correspondan.

Como bien señalamos, el despido debe ser declarado injustificado por el juez competente, lo que implica que debe existir un accionar judicial de parte del trabajador o trabajadora. Sin embargo, en algunos casos podemos observar ciertos hechos que configuran un despido de naturaleza injustificada, por ejemplo, si el empleador ha decidido aplicar una causal de despido que no se ajusta a los hechos, como puede ser la causal de necesidades de la empresa. Pueden existir casos en los cuales el empleador haya optado por no invocar causal alguna en el momento del despido, que los hechos en que se fundamenta el despido no concuerden con los hechos, o que no se exprese causal alguna. Todos esos hechos pueden configurar un despido injustificado y facultan al trabajador o trabajadora a recurrir a los tribunales de justicia para que así lo declare.

 

Cuando un trabajador o trabajadora sufre un despido que considera injustificado, y así es declarado por el juez competente, se dan ciertos escenarios que pueden ser gravosos, tanto para el empleador como para el trabajador o trabajadora, quien pierde su empleo y fuente de ingreso, sus indemnizaciones y además de sufrir un gran estrés al respecto. Por otra parte, el empleador también puede sufrir consecuencias poco deseadas, ya que, en casos de que el trabajador o trabajadora opte por iniciar acciones que busquen la declaración del despido como injustificado, puesto que existen sanciones respecto de las indemnizaciones que deberá pagar en caso de que así lo declare el tribunal competente, las que pueden ir desde el treinta al cien por ciento.

Compartir:  

Haremos lo necesario para ganar su caso¡

Recuerde que solo debe pagar el servicio si ganamos su caso.

Complete sus datos y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.